Claves para elegir el coche adecuado para las sillas auto


BR-Kidfix-II

La llegada de un bebé nos lleva en muchas ocasiones a plantearnos un cambio de coche o la adquisición de uno, ya sea nuevo o de segunda mano. Generalmente buscamos un vehículo seguro, amplio, con fácil acceso a las plazas traseras y un gran maletero. Pero a menudo se nos pasan por alto importantes detalles que pueden condicionar la colocación de la silla de coche que teníamos pensada.

A continuación incluimos una serie de aspectos que debemos chequear antes de comprar un vehículo para no llevarnos una gran sorpresa a la hora de instalar la silla de coche.

Compatibilidad de la silla


No todas las sillas pueden instalarse en todos los coches, así que la compatibilidad entre ambos es uno de los principales puntos que debemos tener presentes, especialmente si ya tenemos una silla que queremos seguir utilizando en el nuevo vehículo.

Los sistemas de retención infantil cuentan con diferentes homologaciones:

  • Universal para cinturón de tres puntos: Se puede instalar en todos los vehículos con este sistema de sujeción.

  • Universal para Isofix y Top Tether: Se autoriza su instalación en todas las plazas con estos tres puntos de anclaje. Es el caso de la Trifix, la Versafix y la Duo Plus.

  • Semiuniversal: Llevan una lista de vehículos homologados asociada y solo se puede instalar en los coches y los asientos que aparezcan en ella. Es la homologación de las sillas con pata de apoyo (Dualfix, Max-Fix II, Max-Way o Multi-Tech II, entre otras), los elevadores con respaldo alto cuando se instalan con Isofix (gamas Kidfix II y Kidfix) y la Advansafix II SICT, que se instala con isofix, Top Tether y cinturón de tres puntos.

  • Específica: Como en el caso de la homologación semiuniversal, vienen con una lista de vehículos homologados, que hay que comprobar. Este sería el caso de las sillas Versafix y Duo Plus, cuando se instalan solo con Isofix.


También es importante comprobar el manual de instrucciones del vehículo, por si incluyen alguna limitación a la hora de instalar sistemas de retención infantil en algunas de sus plazas.

Isofix y Top Tether


El mejor método para sujetar una silla de coche de forma sencilla, rápida y segura es el Isofix, unos anclajes que acostumbramos a encontrar en los asientos laterales traseros. No obstante, cada vez hay más vehículos que incorporan Isofix en la plaza central, en la delantera o incluso en la tercera fila de asientos.

El tercer punto de anclaje Isofix, conocido como Top Tether, también es imprescindible para la instalación de algunas sillas, como la Advansafix II SICT o la Trifix, por ejemplo. Los anclajes más accesibles son los que se ubican sobre la bandeja del maletero o en el techo, aunque en este caso se reduce un poco la visibilidad a través de la luna trasera. También los podemos encontrar tras el respaldo del asiento o en el maletero, aunque esta última ubicación, además de ser más inaccesible, puede dificultar la colocación de la bandeja trasera, tal y como nos han comentado en varias ocasiones en este blog.

Por lo tanto, otro punto básico es comprobar qué plazas cuentan con Isofix y Top Tether y dónde están ubicados, especialmente si tienes familia numerosa o te has planteado tenerla.

Isofix-Top-Tether

Cinturón de seguridad


Aunque los vehículos más nuevos ya vienen con cinturones de tres puntos de anclaje en todas sus plazas, en el mercado de segunda mano aún se pueden encontrar cinturones de dos puntos, especialmente en el asiento central.

El cinturón ventral es un sistema de retención totalmente insuficiente e incompatible con la mayor parte de las sillas de coche del mercado. Aunque en Britax Römer existen sillas homologadas para su instalación con cinturón de dos puntos (la Eclipse y la Max-Way, del grupo 1 (9-18 kg) y 1/2 (9-25 kg), respectivamente), no encontraremos ningún elevador con respaldo alto del grupo 2/3 (15-36 kg) que se pueda sujetar solo con el cinturón ventral.

En algunos vehículos, especialmente en los más antiguos, también podemos encontrarnos con cinturones demasiado cortos o anclajes de difícil acceso que complican o imposibilitan la colocación de ciertas sillas.


¡Ojo con los compartimentos portaobjetos!


Como es lógico por cuestiones de espacio, la opción elegida por muchos padres es un monovolumen o un todocamino. No obstante, en estos vehículos también es habitual encontrar unos compartimentos portaobjetos en el suelo que dificultan o impiden la colocación de sillas con pata de apoyo, como las que se orientan a contramarcha de Britax Römer.

Los modelos del grupo 0+/1 (nacimiento-18 kg) Dualfix y Max-Fix II, así como las sillas del grupo 1/2 (9-25 kg) Max-Way y Multi-Tech II (en su orientación a contramarcha), necesitan la pata de apoyo para evitar la rotación hacia delante en caso de sufrir una colisión frontal. Los compartimentos portaobjetos no proporcionan la firmeza necesaria para aguantar la presión de la pata de apoyo en caso de impacto, por lo que el suelo podría ceder y perder gran parte de la eficacia de la retención.

Para solucionar este inconveniente, marcas como Volkswagen comercializan en sus concesionarios unas piezas diseñadas para rellenar el hueco del compartimento, pero únicamente se podrán utilizar si aparece expresamente indicado en la lista de vehículos compatibles de la silla o en la aplicación Fit Finder de Britax Römer.


Diseño interior del vehículo


Si tenemos intención de colocar tres sillas en las plazas traseras, deberemos comprobar que estas tengan la amplitud suficiente y que permitan acceder al Isofix o abrochar el cinturón sin problemas.

Las sillas a contramarcha acostumbran a ocupar un mayor espacio, por lo que también es importante comprobar el sitio disponible para las piernas en el asiento delantero, especialmente si sus ocupantes son altos.

Otro aspecto a tener en cuenta es la forma de los asientos, ya que los respaldos demasiado verticales o las bases demasiado inclinadas pueden afectar al ángulo de reclinación de la silla.

Además, las dimensiones interiores de la parte trasera del coche también pueden impedir que el reposacabezas de ciertos elevadores con respaldo alto del grupo 2/3 suba hasta su posición más elevada. Si esto ocurre, estos dispositivos no se podrán utilizar hasta los 150 cm (la altura recomendada), aunque generalmente no existe problema para su uso hasta los 135 cm (la altura contemplada a nivel legal).


¿Y los airbags?


Aunque desde el pasado mes de octubre, el Reglamento General de Circulación establece que los menores de edad que no superen los 135 cm deben viajar en los asientos traseros, la normativa también contempla tres excepciones para permitir su colocación en los asientos delanteros. Si este es el caso, el airbag frontal debe desconectarse obligatoriamente si la silla en cuestión va a contramarcha, siendo recomendable también con los dispositivos de cara a la marcha. Por lo tanto, no está de más asegurarse de que el airbag delantero puede desconectarse, ya sea de forma manual o automática.

Los airbags laterales, de tórax y de cortinilla, por su parte, no se consideran un riesgo para los niños, siempre que vayan debidamente sujetos y que el fabricante del automóvil no ponga una objeción expresa en el manual del usuario. Tampoco tenemos constancia probada de que sean beneficiosos para los niños que viajan en sus dispositivos de retención infantil.

airbags
Did this information help you?