¿Cuál es el asiento más seguro en un automóvil?


¿Cuál es el asiento más seguro en un automóvil?
La National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) mantiene una base de datos de acceso público conocida por FARS (Fatality Analysis Reporting System), que ofrece con minucioso detalle las circunstancias en que ha ocurrido cada accidente de tráfico con víctimas mortales en Estados Unidos.

Se trata de una información muy útil que ha servido de base para múltiples estudios de siniestralidad de cara a la adopción de medidas para la prevención de accidentes.

Hemos representado en la siguiente gráfica la evolución de los últimos 20 años del riesgo en que incurre cada pasajero según el asiento que ocupa:

Riesgo de lesiones segun el asiento del pasajero

Como era de prever, los avances en seguridad en la industria del automóvil se traducen en un paulatino descenso del riesgo en todos los asientos. No obstante, el asiento ubicado tras el conductor reduce el riesgo a un ritmo más lento que el resto, hasta tal punto que hoy dia ya es tan peligroso ir detrás del conductor como ir a su lado.

El asiento más seguro sigue siendo el central, seguido del lateral derecho.

No siempre tenemos la posibilidad de escoger el asiento. En ocasiones los llevamos todos ocupados, pero aun así es posible distribuir los ocupantes de modo que optimicemos la seguridad del conjunto.
La norma general es sentar al adulto, si lo hay, en el asiento del acompañante, porque el airbag está diseñado para proteger a los adultos y en cambio puede ser peligroso para los menores.

Si el asiento central dispone de las mismas medidas de seguridad pasiva que los asientos de las ventanas, lo ocuparemos preferentemente con un menor.
En muchos automóviles el central es el único asiento que no tiene Isofix. En este caso es mucho más seguro el asiento junto a la ventana derecha.
Si tampoco llevamos Isofix en los laterales, usaremos el central con preferencia sólo si va equipado con cinturón de tres puntos de anclaje. Si en su lugar lleva un cinturón ventral de solo dos puntos, utilizaremos preferentemente el asiento trasero derecho.
Si el menor pasa de 150 cm, ya no necesita dispositivo de retención. Antes de sentarlo en el asiento central fijémonos que este asiento vaya equipado con reposacabezas. Si no es así, mejor el trasero derecho.

Otro aspecto a tener en cuenta son la visibilidad del menor. Si vamos solos con un bebé de espaldas a la marcha puede ser interesante sentarlo delante siempre que podamos desconectar el airbag, para reducir la distracción del conductor al atenderlo, y porque el bebé viajará más tranquilo si no pierde de vista al conductor (desde el 1 de octubre de 2015, el Reglamento General de Circulación solo permite que los menores de edad que no superen los 135 cm viajen en el asiento delantero en tres casos, que puedes consultar en el post Los niños, detrás). Como alternativa, la mejor visibilidad la tiene el conductor en los asientos traseros central y derecho.

El lado del automóvil donde nos sentamos también influye en la seguridad cuando accedemos y salimos del automóvil. El lado derecho proporciona un acceso seguro desde la acera.



Enumeramos a modo de resumen las características de cada asiento en función del riesgo:

  1. Asiento delantero (el del acompañante)

    • Ventajas

      • Fácil alcance desde el conductor

      • Contacto visual en dispositivos de espaldas a la marcha

      • Acceso seguro desde la acera



    • Inconvenientes

      • Hay que desactivar el airbag

      • Elevado riesgo estadístico





  2. Asiento trasero izquierdo (tras el conductor)

    • Ventajas

    • Inconvenientes

      • Cercano a la puerta en caso de impacto lateral

      • Baja visibilidad desde el asiento del conductor





  3. Asiento trasero central

    • Ventajas

      • Mayor distancia a la puerta en caso de impacto lateral

      • Menor fuerza centrífuga en caso de vueltas de campana

      • Buena visibilidad desde el asiento del conductor

      • Menor probabilidad estadística de sufrir daños



    • Inconvenientes

      • No suele venir equipado con Isofix

      • El cinturón puede ser ventral de solo dos puntos de anclaje

      • El asiento puede no incluir reposacabezas





  4. Asiento trasero derecho

    • Ventajas

      • Buena visibilidad desde el asiento del conductor

      • Acceso seguro desde la acera



    • Inconvenientes

      • Cercano a la puerta en caso de impacto lateral






No me gustaría finalizar este post sin recordar que el sistema de retención influye más en la seguridad que el asiento donde nos sentemos. Escojamos una buena silla de seguridad, que esté indicada para el peso, edad y dimensiones del ocupante, y utilicemos Isofix. Será la mejor garantía de reducción de riesgos.
Did this information help you?