Pivot Link, el dispositivo anti rotación dinámico para sillas auto


Pivot Link de Romer


Los anclajes Isofix de los automóviles sujetan las sillitas de seguridad infantil por la parte inferior trasera.
Además de impedir que la silla salga disparada hacia delante en caso de impacto frontal, el Isofix limita su deceleración a un nivel muy próximo a la del chasis del vehículo, minimizando las consecuencias para el ocupante.

Pero con los dos anclajes no es suficiente. Es como si viajamos en un autobús sujetos por los pies. Al primer frenazo experimentamos una rotación hacia delante y nos vamos al suelo. Necesitamos algún elemento que impida ese vuelco.

Desde el año 2011 los automóviles deben venir equipados con un tercer punto de anclaje al menos detrás de dos de sus asientos, donde sujetar un tirante que recibe el nombre de Top Tether y que tensa el cabezal de la sillita hacia atrás para evitar su rotación.

Para aquellos automóviles que no vienen equipados con ese tercer punto existen las sillitas con pata de apoyo, que proporcionan una solución alternativa al mismo problema fijando la distancia desde los pies de la silla hasta el suelo.
Pero la pata de apoyo no deja de ser un dispositivo estático que añade rigidez al conjunto.

Rigidez vs Deformación

Durante el breve transcurso de un impacto se disipa una cantidad enorme de energía.
El objetivo de los elementos de seguridad pasiva del automóvil es el de absorber la mayor cantidad de energía posible antes de que ésta alcance al ocupante.
Por esto la estructura del automóvil se divide en dos secciones que responden de modo muy distinto: un frontal deformable y un habitáculo rígido.
La estructura de la parte delantera del automóvil está diseñada de tal modo que se deforme de manera controlada.
Toda aquella energía que se emplea en deformar la estructura es energía que no va a llegar al habitáculo.



Absorción de la energía de rotación


Durante el desarrollo del estándar Isofix, Römer vio que podía aprovechar el efecto de rotación para absorber parte de esa energía, invirtiéndola en hundir la sillita en el asiento del automóvil.

Para conseguirlo, sólo debía transformar mecánicamente el movimiento de rotación en un movimiento de traslación hacia abajo, lo que se consigue con una palanca en ángulo recto.

En lugar de sujetar los conectores al extremo inferior trasero de la sillita, los conectores en el Pivot Link van sujetos mediante un codo en ángulo recto a un punto pivotante a una cierta altura del respaldo.
Si empujamos ese punto hacia delante los conectores experimentarán una rotación empujando la sillita hacia abajo y absorbiendo energía en el camino.

Aplicaciones del Pivot Link

El Pivot Link tiene su aplicación en los dispositivos de retención infantil integrales de cara a la marcha con Isofix.
Puede ir acompañado de Top Tether, acompañado de pata de apoyo o libre de ambos mecanismos.

Cuando va acompañado de Top Tether, la silla tiene la homologación Universal, que permite instalarla en todos los automóviles equipados con Isofix y tercer punto de anclaje.

Cuando va acompañado de pata de apoyo (la pata de apoyo es incompatible con el Top Tether), se adjunta una lista de automóviles que a criterio del fabricante cumplen las condiciones necesarias para que la sillita responda satisfactoriamente en caso de accidente. La homologación en este caso es la Semi-Universal.

Cuando se utiliza sin Top Tether ni pata de apoyo, la sillita viene también con una lista de automóviles, pero en este caso está avalada por un laboratorio homologado a su vez por la UNECE, que certifica que ha obtenido un resultado satisfactorio en una prueba de crash-test real con cada uno de los modelos de automóvil de la lista.

El Pivot Link no tiene aplicación de espaldas a la marcha pues la rotación es en sentido inverso respecto de la sillita.
Tampoco se aplica a los dispositivos no integrales. Se llaman integrales aquellos en los que el ocupante va sujeto a la sillita por sus propios medios, como un arnés de 5 puntos, por contraposición a aquellos que no sujetan al ocupante directamente como en un elevador del Grupo II/III.

Desde la publicación de la patente en el año 2001, Römer ha venido utilizando este dispositivo con éxito en todas sus sillitas del Grupo I con Isofix orientadas de cara a la marcha.
La Romer Duo Plus, después de más de diez años en el mercado con Pivot Link sigue siendo la sillita más solicitada por los fabricantes de automóviles para pasar las pruebas de seguridad de EuroNcap.