Los resultados de la MAX-WAY PLUS en el test del ADAC


MAX-WAY PLUS



La Britax Römer MAX-WAY PLUS, que se orienta exclusivamente a contramarcha desde los 9 hasta los 25 kg, obtuvo una puntuación de 3.6 ("suficiente") en el último test de sillas de coche de la organización de consumidores alemana Stiftung Warentest y el club alemán del automóvil ADAC, cuyos resultados también publican entidades como el RACE o la OCU en España. Recordemos que en estos tests, cuanto más baja es la puntuación, mejor es la valoración.



El dispositivo ha recibido 3.6 puntos debido a las puntuaciones registradas en usabilidad (4.3) y ergonomía (3.0), que contrastan con la buena calificación en seguridad (1.9) y que influyeron notablemente en la nota media, hasta obtener una valoración global de "suficiente".



A continuación, analizamos los diferentes apartados que se valoran en este test.



Seguridad (50% de la nota global): "buena" (1.9 puntos)



La MAX-WAY PLUS ha obtenido 1,9 puntos en el apartado de seguridad, la mejor puntuación lograda en estos tests por una silla de coche a contramarcha que se instala con cinturón.



Destacan el bajo riesgo de lesiones tanto en impacto frontal como lateral, el óptimo recorrido del arnés y la buena estabilidad de la silla en el vehículo.



Usabilidad (40%): "suficiente" (4.3) 



En el apartado de usabilidad o facilidad de uso de la MAX-WAY PLUS, la silla obtiene una puntuación de 4.3 puntos debido a los siguientes motivos:

  • Instalación compleja de la silla.

    La MAX-WAY PLUS es una silla que se instala con cinturón de seguridad de dos o tres puntos, pata de apoyo y correas lower tether para su fijación en la parte inferior del vehículo. Este tipo de instalación ha sido calificada como "suficiente" por el ADAC y ha penalizado en la nota global de este apartado.


    Obviamente, una silla con Isofix ofrece una instalación más sencilla, pero, de acuerdo con la normativa de homologación R44/04, estos anclajes solo están permitidos en dispositivos de retención integral para niños de hasta 18 kg, y la MAX-WAY PLUS está homologada para su uso hasta los 25 kg.


    Por lo tanto, entendemos que la instalación de la MAX-WAY PLUS requiere tiempo, pero la seguridad que proporciona este modelo hace que merezca la pena invertir este tiempo en el montaje.


  • Mayor riesgo de mal uso.

    La mayor complejidad en la instalación hace que haya un mayor riesgo de montaje incorrecto. Por este motivo, recomendamos adquirir la silla en un punto de venta en el que puedan asesorar sobre el montaje del dispositivo e incluso realizar la instalación en el vehículo.


    Además, recomendamos ver el vídeo de instalación de la silla y seguir el manual de instrucciones, que ha recibido una buena valoración por parte del ADAC.


  • Abrochar al niño es un poco más complejo.

    Al ser una silla a contramarcha, es lógico que abrochar el arnés del niño sea más complicado que en una silla de cara a la marcha o en una con giro de 360º o 90º hacia ambos lados, como la DUALFIX i-SIZE o la SWINGFIX i-SIZE, respectivamente, que se instalan con Isofix, pero que solo son aptas hasta los 18 kg.


  • Necesita un cinturón largo.

    Britax Römer asegura que la MAX-WAY PLUS puede instalarse con un cinturón de seguridad estándar (incluso con uno ventral o de dos puntos) y que no ha recibido comentarios de padres acerca de problemas de instalación debido a la longitud de los cinturones. De hecho, la MAX-WAY PLUS necesita aproximadamente la misma longitud de cinturón que un portabebés.

    Además, los padres deben comprobar la compatibilidad de su coche (y sus asientos) en la lista de vehículos homologados y se recomienda hacer una instalación de prueba antes de la compra.


En este apartado, se valora positivamente la adaptación de la silla al tamaño del niño ("muy buena"), el manual de instrucciones ("bueno") y la limpieza y el acabado ("buenos").



Ergonomía (10%): "satisfactoria" (3.0)



En el apartado de ergonomía, es habitual que las sillas que permiten ir a contramarcha hasta los 25 kg (unos 6 años de edad) tengan peores valoraciones en aspectos como postura o confort del niño en el asiento, espacio del niño en la silla o espacio requerido en el vehículo.



En el caso de la MAX-WAY PLUS, el ADAC apunta lo siguiente:

  • La posición de asiento y el apoyo de las piernas no son óptimos.

    En una silla a contramarcha para niños de hasta 25 kg, es normal que no quepan las piernas, especialmente de los más grandes. Pero esto nunca ha sido un problema en los países nórdicos, donde es una costumbre que los niños viajen de espaldas a la marcha hasta los 4 o incluso los 6 años, ya que está demostrado que es la manera más segura de viajar. Los niños pueden cruzar las piernas o apoyarlas directamente en el asiento trasero del vehículo, y no por ello viajar de forma incómoda.



  • Requiere mucho espacio en el vehículo.

    Al ser una silla de espaldas a la marcha del grupo 1/2 (9-25 kg), es lógico que ocupe más espacio en el vehículo que una silla de cara a la marcha. De todos modos, hay que destacar que la MAX-WAY PLUS tiene una estructura bastante compacta y que está homologada para su uso incluso en vehículos de pequeñas dimensiones.


  • Proporciona un espacio aceptable para el niño.

    Obviamente, un niño de 5 o 6 años tendrá más espacio en otros dispositivos de cara a la marcha, pero en este punto hay que valorar si prima más el plus de seguridad que da viajar a contramarcha o que el ocupante goce de un mayor espacio.


  • Visibilidad reducida del niño hacia el exterior.

    Es normal que un niño a contramarcha tenga una menor visibilidad hacia el exterior, especialmente si la silla tiene una estructura y un reposacabezas que ofrecen una mayor protección lateral.


En este apartado, se valora positivamente el buen tapizado y su acolchado.



Sustancias nocivas: "buena" (1.6)



Se destaca la baja presencia de sustancias nocivas.


El aval del Plus Test



Además de obtener un buen resultado en el apartado de seguridad del ADAC, la MAX-WAY PLUS tiene el aval del prestigioso Plus Test sueco.



Se trata de una prueba de sillas de coche que los fabricantes pueden realizar de forma voluntaria en Suecia y que va más allá de los requisitos fijados por las normativas de homologación.



La finalidad de esta prueba es medir la capacidad de una silla para proteger la cabeza y el cuello de un niño en caso de colisión frontal. Sus requerimientos son tan exigentes que no existe ningún dispositivo que también pueda orientarse de cara a la marcha (de forma exclusiva o no) que haya superado el test.



Entre las pocas sillas a contramarcha que cuentan con el PLUS Test sueco encontramos varios modelos de Britax Römer: la MAX-WAY PLUS (9-25 kg), la MAX-WAY (9-25 kg), la SWINGFIX i-SIZE (40-105 cm o 18 kg) y la SWINGFIX M i-SIZE (61-105 cm o 18 kg), entre otras.