AESVI solicita un plan de medidas urgentes ante el aumento de niños fallecidos en accidente


En 2019, 32 niños de hasta 14 años de edad fallecieron en España como consecuencia de un siniestro vial, lo que supone un incremento de siete víctimas mortales respecto al año anterior. Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), 17 de los menores fallecidos viajaban como ocupantes de un vehículo, seis más que en 2018, y tres de ellos no utilizaban ningún sistema de retención en el momento de producirse el accidente. Ante estas alarmantes cifras, la Alianza Española para la Seguridad Vial Infantil (AESVI), de la que forma parte MATIAS MASSO, S.A. en representación de Britax Römer, solicita de forma urgente un plan de medidas para trabajar en la prevención de estos siniestros.

Plan de medidas urgentes

AESVI solicita a todas las instituciones un plan con las siguientes medidas urgentes para reducir el riesgo vial infantil:
  • Reducir el IVA de los Sistemas de Retención Infantil (SRI). La Directiva Europea 2006/112/CE considera los SRI como bienes sujetos a los tipos reducidos de IVA y varios países europeos ya aplican unos impuestos reducidos a estos dispositivos. En España, en cambio, están grabados con un IVA del 21%. En AESVI consideramos que "proteger a los niños en un coche no debería ser un lujo y, por lo tanto, no creemos que gravar estos sistemas con el IVA más alto mejore e incentive su compra, y por lo tanto su uso”.

  • Mejorar la formación sobre el uso correcto de los SRI. Desde finales de 2019, AESVi organiza cursos para asesores de venta de sistemas de retención infantil.

  • Investigar todos los siniestros viales graves y mortales en los que se vea involucrado un niño.

  • Invertir en la mejora de las infraestructuras con el objetivo de reducir la siniestralidad vial, pensando especialmente en la protección de los usuarios más vulnerables.

  • Incentivar campañas de concienciación social sobre la seguridad vial infantil de forma permanente.

  • Incrementar los espacios seguros en zona escolar para proteger a los niños durante la entrada y salida de los centros educativos, y trabajar en una norma consensuada sobre la necesaria seguridad infantil en el transporte escolar.

  • Mejorar la Educación Vial, formando a profesores y personal docente sobre Seguridad Vial Infantil, dotándoles de materiales y recursos.


Preocupantes cifras de siniestralidad infantil

Las cifras facilitadas por la DGT respecto a 2019 señalan una leve mejoría de la siniestralidad vial en términos generales, pero si nos centramos en los niños, los datos son más preocupantes. Así, pasamos de 25 a 32 niños fallecidos en siniestros viales, de 11 a 17 si nos referimos a los que viajaban como ocupantes de un vehículo.

En 2018, todos los menores de 12 años fallecidos utilizaban un SRI, mientras que en 2019, tres de las víctimas mortales no usaban sistema de retención infantil y una de ellas solo estaba sujeta con el cinturón de seguridad del vehículo. Además, seis de los niños heridos de gravedad y 22 de los leves no utilizaban ningún tipo de dispositivo (ni tan solo el cinturón de seguridad).

Según la Dirección General de Tráfico, casi un 90% de los niños usa un sistema de retención infantil, pero aún existe un porcentaje demasiado elevado de menores que viaja sin la protección adecuada.

Muchas de las lesiones o fallecimientos podrían evitarse con la utilización correcta de una silla de coche, que debe estar debidamente homologada, adaptarse a las características del niño y ser compatible con el vehículo. En este sentido, cabe mencionar que la correcta utilización de los sistema de retención reduce el riesgo de lesión en caso de colisión entre un 50% y un 80%.

Centrándonos en los niños de entre 12 y 14 años, también se aprecia un aumento en el número de ocupantes de turismos que perdieron la vida en 2019, pasando de dos a cinco fallecidos, y en el de heridos graves, que pasaron de 12 a 17 niños. En estas edades, muchos niños ya van sujetos únicamente con el cinturón de tres puntos del vehículo, ya que el Reglamento General de Circulación solo establece la obligatoriedad de viajar en un SRI hasta que los menores de edad superen los 135 cm de estatura.

No obstante, los cinturones de tres puntos de un vehículo están diseñados para adultos y no se adaptan correctamente a la morfología de un niño. Por este motivo, el sistema de retención infantil debería utilizarse hasta los 150 cm de estatura, ya que tiene la misión de guiar de forma correcta el cinturón del vehículo y, de este modo, permitir una protección eficaz del niño. Para que el cinturón esté correctamente colocado, el tramo diagonal debe quedar sobre la clavícula, entre la cabeza del húmero y el cuello, pero sin que lo toque, ya que podría provocar asfixia. El tramo ventral, por su parte, debe situarse sobre los huesos de la pelvis (las crestas ilíacas) y nunca sobre las zonas blandas del abdomen, donde podría causar graves daños en órganos como el bazo, el hígado o los riñones.

Para evitar que el tramo ventral suba peligrosamente hacia la barriga y asegurarse de que está correctamente colocado sobre la cadera, Britax Römer ha desarrollado SecureGuard, que añade un cuarto punto de anclaje al cinturón, situado entre las piernas. Lo podemos encontrar en los modelos KIDFIX III S, KIDFIX III M, KIDFIX 2 S, KIDFIX 2 R, ADVANSAFIX i-SIZE, ADVANSAFIX M i-SIZE y ADVANSAFIX IV R.

Además, la KIDFIX III S y la ADVANSAFIX i-SIZE añaden el XP-PAD, una almohadilla que recubre el tramo diagonal del cinturón y que ayuda a proteger el pecho y el cuello en caso de colisión frontal o frenazo brusco.

También se recomienda utilizar un elevador con respaldo hasta los 150 cm, que permite un guiado perfecto del cinturón y ofrece una mayor protección en caso de impacto lateral.

SecureGuard y XP-PAD
x
Esta página usa cookies. Leer más... De acuerdo