Las 4 homologaciones de la Römer Xtensafix


La Römer Xtensafix es una silla que puede utilizarse para una amplia gama de pesos y en diversas modalidades de instalación.

Cada modalidad de instalación debe pasar una homologación para cada gama de pesos que soporta, y cada homologación va asociada a una serie de vehículos donde puede instalarse.

De las 4 homologaciones que ostenta la Römer Xtensafix, dos son del tipo Universal y dos del Semi-Universal.

La homologación Universal significa que la sillita puede instalarse en todo automóvil que disponga del equipamiento en seguridad pasiva especificado, como por ejemplo la disponibilidad de anclajes Isofix en determinados asientos o de cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje.

La homologación Semi-Universal, en cambio, requiere que el fabricante adjunte un listado de aquellas marcas y modelos de automóvil que cumplen con las características requeridas para garantizar que su producto responde según se espera de él, y que pueden no ser obvias para el usuario.











































gama de pesoshomologaciónsujección sillasujección ocupanteautomóviles
1Grupo I
(9-18Kg)
UniversalIsofix
+Top Tether
arnés de 5 puntostodos los que llevan Isofix + tercer punto de anclaje
2Grupo II/III
(15-36Kg)
UniversalCinturonesCinturonestodos los que llevan cinturones de 3 puntos de anclaje
3Grupo II
(15-25Kg)
Semi-universalCinturones
+Top Tether
arnés de 5 puntosLos mencionados en la lista "A" del manual
4Grupo II/III
(15-36Kg)
Semi-universalIsofixcinturonesLos mencionados en la lista "B" del manual

Las dos homologaciones universales de la Römer Xtensafix son para su instalación como Grupo I (9-18 Kg) con Isofix y Top Tether, y para su instalación como Grupo II/III (15-36 Kg) con cinturones de seguridad de tres puntos de anclaje.

Entre las dos homologaciones un mismo niño puede utilizar la silla hasta once años seguidos sin que nuestro automóvil salga en ninguna lista de compatibilidades.

Las dos homologaciones semi-universales son para utilizar la sillita en modalidades de instalación que van más allá de los estándares, por lo que no todos los automóviles la soportan. De ahí la necesidad de enumerarlos en una lista.

La primera es la utilización del arnés extendido entre los 18 y los 25 Kg. Se trata de una silla única en estas características, que viene a dar respuesta a la inquietud de muchos padres cuando tienen que pasar un niño de menos de cuatro años de una silla del Grupo I con arnés a un elevador donde se le abrocha directamente el cinturón de adulto.

El Isofix no está diseñado para soportar esfuerzos de más de 33 Kg (peso del niño más la sillita), por lo que para seguir utilizando el arnés hay que sujetar la sillita con el cinturón de tres puntos de anclaje.
Como el cinturón sufre cierta elongación en un impacto frontal, para mantener el desplazamiento de la cabeza dentro de los límites de seguridad se requiere del uso del tercer punto de anclaje.
El nivel de resistencia de este tercer punto de anclaje es suficiente según la normativa americana, obligatoria para cualquier vehículo destinado a comercializarse en EEUU.
La especificación europea queda por debajo, aunque en la práctica ningún fabricante equipa sus automóviles con anclajes de resistencia por debajo de la norma americana.
No obstante, legalmente podría darse el caso, por lo que Römer debe solicitar la confirmación de cada fabricante de automóviles para añadirlo a la lista de vehículos compatibles.
Junto al manual de instrucciones viene la lista "A", que se va completando a medida que los fabricantes van respondiendo, y cuya última versión puede encontrarse en www.matiasmasso.es/romer/xtensafix/descargas

La segunda homologación semi-universal ampara la instalación de la sillita como Grupo II/III con los conectores Isofix, y viene adjunta al manual de instrucciones como lista "B". Como hemos apuntado, la norma Isofix solo cubre hasta los 18 Kg. No obstante, aquí el niño no va sujeto con arnés, por lo que los anclajes Isofix sólo sujetan el peso de la silla. La ventaja está en una mayor estabilidad durante un impacto lateral, evitando el balanceo y el giro sobre su eje vertical. Con el anclaje Isofix está sujeta incluso en ausencia de ocupante, evitando así que pueda convertirse en un proyectil en caso de impacto frontal.

Esta última homologación no es obligatoria, porque al ir con los cinturones ya viene cubierta por la homologación Universal. No obstante, Römer cree importante exigirla porque el uso de los anclajes en estos casos pueden provocar el efecto submarino si la silla no dispone de mecanismo de compensación.

La homologación semi-universal en este último caso certifica además que la sillita no interfiere con elementos colindantes como apoyabrazos o reposacabezas que puedan invalidar su instalación.
Did this information help you?